Qué son los Fondos de Inversión y cómo funcionan

Según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) Un fondo de inversión es una entidad que concentra el dinero de muchos inversionistas para invertir en una amplia gama de instrumentos financieros, como valores de deuda, acciones u otros títulos de capital y valores de deuda de empresas privadas o valores bancarios, dependiendo del objetivo de inversión del fondo y con la finalidad de ofrecer un rendimiento adecuado a sus inversionistas.

Como los fondos de inversión pueden invertir en muchos instrumentos con diferentes características, los riesgos de su inversión se diversifican, a diferencia de invertir en un solo instrumento o en un número reducido de instrumentos emitidos por una o varias empresas.

Público objetivo

Los fondos de inversión son la forma más accesible para que pequeños y medianos inversionistas puedan beneficiarse de la inversión en instrumentos financieros y de la asesoría de administradores expertos, para conformar una cartera de inversión.

Los fondos de inversión constituyen una opción adecuada para todos los inversionistas que desean diversificar sus inversiones, toda vez que, por la amplia gama de fondos de inversión que hay en el mercado, éstos pueden seleccionarse en función de sus necesidades de liquidez, expectativas de rendimiento, el nivel de tolerancia al riesgo y el tiempo que desea mantener invertido su dinero.

La CNBV enlista otras ventajas de los fondos de inversión para los inversionistas:

Diversificación. Se trata de invertir en más de un instrumento financiero, ya sea en acciones, deuda u otros instrumentos con la intención de obtener los rendimientos que ofrece cada uno con un menor nivel de riesgo.

Rentabilidad. El inversionista tiene la posibilidad de tener ganancias atractivas pese a invertir montos mínimos. Aunque es importante aclarar que los rendimientos están sujetos al comportamiento del mercado.

Transparencia. Cada transacción bursátil de la Bolsa Mexicana de Valores está abierta a cualquier público, aunado a ello, las operadoras de fondos están obligadas a informar sobre el c

Un fondo de inversión es simplemente la elección que hace una entidad de diferentes acciones o bonos. El fondo tiene uno o más administradores o personas que se dedican a escoger esos títulos que formarán el “fondo”. Hay fondos de “renta variable” (acciones), “renta fija” (bonos) y mixtos, aunque puede haber muchos otros tipos de fondos, por ejemplo: monedas, metales, futuros, etc. Las combinaciones son prácticamente infinitas

En México existen diversas fuentes de financiamiento de largo plazo y en moneda nacional para proyectos de infraestructura. Destaca la inversión pública realizada por el Gobierno Federal a través del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF), así como el Fondo Nacional de Infraestructura (FONADIN), la banca de desarrollo, la banca comercial y diversidad de vehículos financieros disponibles en el mercado bursátil. Así mismo, en los últimos años diversos Organismos Multilaterales de Desarrollo como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Corporación Financiera Internacional (IFC), el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN), entre otros, han apoyado el desarrollo de infraestructura en México enfocados en proyectos sustentables, integradores y que beneficien a la sociedad en general.

Vehículos ee Inversión

México cuenta con un mercado de capitales profundo y bien desarrollado. En particular para infraestructura, el sector privado y los inversionistas institucionales pueden diversificar sus portafolios en vehículos de capital y deuda, que incluyen: Certificados Bursátiles (CEBURES), Fideicomisos de Inversión y Bienes Raíces (FIBRAS), Certificados de Capital de Desarrollo (CKDs) y Fondos de Capital Privado. Recientemente, se amplió el espectro de vehículos financieros para las diferentes etapas de los proyectos. En 2015, el Gobierno Federal lanzó los Certificados de Proyectos de Inversión (CERPI) y los Fideicomisos de Inversión en Energía e Infraestructura (FIBRA E).

En los últimos años, un gran número de proyectos de infraestructura han sido financiados a través de los diferentes vehículos de inversión que ofrece el sistema bursátil en México.

Dependiendo de las características particulares de estos vehículos, cada uno de ellos se enfoca a etapas particulares del ciclo de inversión de los proyectos de infraestructura. Tanto las FIBRAs como la FIBRA E se relacionan con activos en operación (brownfields), mientras que los CKDs y CERPIs se relacionan principalmente con proyectos nuevos (greenfields).

Fondos de capital de riesgo para infraestructura

 La crisis financiera global del 2008 trajo como consecuencia una mayor regulación bancaria que afectó el protagonismo de los bancos como principal fuente de financiamiento de deuda para los proyectos de infraestructura del país.

Consecuentemente, el mercado de capitales se convirtió en una importante fuente alternativa de financiamiento para los proyectos de infraestructura en el corto y mediano plazo.

Adicionalmente y como resultado del desbalance entre la oferta y la demanda de capital, existe una combinación de riesgo-rendimiento muy atractiva y una oportunidad única para el inversionista.

El Fondo Nacional de Infraestructura (FONADIN) es el vehículo de coordinación del Gobierno de México para el desarrollo de infraestructura en los sectores de comunicaciones, transporte, agua, medio ambiente y turismo. Desde el 2009, el FONADIN ha participado activamente como inversionista en la creación de varios Fondos para impulsar la inversión en infraestructura que requiere el país y a su vez, como inversionista ancla para fortalecer el mercado de este tipo de instrumentos.

Las ventajas de la participación del Fondo Nacional de Infraestructura en este tipo de instrumentos son:

El efecto multiplicador de sus recursos.

Incrementa la cartera de Apoyos Recuperables para dar viabilidad en el largo plazo y disponer de recursos para continuar otorgando un mayor monto en Apoyos No Recuperables.

Permite a los promotores actuales liberar recursos para invertir en nuevos proyectos.

Promover la participación del público inversionista en el desarrollo de proyectos de infraestructura.

El Fondo Nacional de Infraestructura prevé en sus Reglas de Operación el poder participar, hasta en un 20%, como accionista en este tipo de Fondos.

Para que el FONADIN participe en los Fondos de capital de riesgo orientados a invertir en infraestructura es necesario que estos cumplan, entre otros, con los siguientes requisitos:

  • Que tengan experiencia en evaluación, estructuración y financiamiento de proyectos de inversión.
  • Que haya participación de otros inversionistas institucionales en el fondo.
  • Que cuenten con un equipo calificado para administrar los activos de los fondos y que tengan reconocimiento probado en el mercado (solvencia moral).
  • Que tengan experiencia en infraestructura y que inviertan en los mismos sectores que el FONADIN.
  • Que inviertan únicamente en México.
  • Que el tamaño mínimo sea de 2,000 millones de pesos.
  • Que el Promotor del Fondo invierta al menos el 5% del capital comprometido del Fondo.

Ciclo de Inversión

Los profesionales de TN podemos ayudarte a estructurar tu proyecto de inversión, búsqueda de la mejor estrategia de financiamiento para continuar o hacer realidad tus proyectos en desarrollo.

Por Alfonso Ruelas,

CEO en Tutor Negotia

La auditoría basada en riesgos, la herramienta mas efectiva en la gestión directiva

La unidad de Auditorías y Riesgos (A&R) de la Firma Tutor Negotia TN, contempla la auditoría interna con actividad de gestión clave en el aseguramiento de los objetivos de negocio bajo un ambiente de control que está directamente relacionado al apetito al riesgo de los mismos, dicho sea de paso entre mas riesgo inherente muestre un objetivo o proceso más atención y recursos para la identificación de alternativas de solución o estrategias de mitigación desplegara la empresa y sus proceso de auditoria.

Como resultado de este proceso, el trabajo de los auditores se ha transformado de la auditoria tradicional que va la identificación y gestión del riesgo de fraude hasta la gestión de riesgos de objetivos de negocio y sus alternativas posibles ante contingencias identificadas, esto ha convertido la gestión de riesgos en retos y oportunidades clave para el éxito y seguridad en sus operaciones.

En la actualidad debemos transformar la auditoria en una herramienta de gestión con valor más allá de la identificación de desviaciones, sino en el perfeccionamiento de la gestión directiva-operativa hasta la integración  de portafolios de proyectos identificando sus riesgos, oportunidades, respuestas oportunas al riesgo, y también, como una herramienta clave de comunicación información, control y reporte; entre más capacitado este el auditor en estas prácticas más valor agrega al proceso de auditoria.

Este proceso integra cuando menos los siguientes elementos:

Para elaborar el Plan basado en riesgos, el responsable de Auditoría Interna debe considerar los factores y antecedentes documentales, obtenidos de las entrevistas con los responsables de los diferentes procesos. Las actividades involucradas en la elaboración de este Plan deben llevarse a cabo conforme a la siguiente secuencia:

1. Identificar los objetivos estratégicos y de operación del negocio: Mediante las entrevistas y observaciones directas, el auditor interno debe obtener información documental sobre las metas que la organización se propone en puntos como el incremento de su participación en el mercado, reducción de costos, reconversión de una parte de su planta industrial y apertura de nuevas sucursales, así como sobre los procesos y sistemas que existen para lograrlo, manteniendo los diferentes niveles de operación del negocio.

2. Obtener el mapa de riesgos que afectan a cada objetivo: La administración de los riesgos implica que la organización cuente con una matriz actualizada que analice con base en su importancia los riesgos significativos que se enfrentan en cada uno de los procesos para lograr los objetivos planteados. El no contar con un mapa de riesgos implica en sí mismo un riesgo relevante. En dicho caso, el auditor interno debe elaborar el mapa de riesgos como base para su Plan, considerando la información obtenida de los responsables de cada proceso.

3. Identificar los procesos que incluyen los riesgos significativos: Una vez que el auditor cuenta con el mapa de riesgos, está en posibilidad de identificar y priorizar los procesos y controles que existen para prevenir y mitigar las amenazas sobre el logro de objetivos. La estructura y complejidad de los procesos, así como el nivel de importancia de los riesgos, varían de acuerdo con el giro, perfil y tamaño de la organización. Bajo esta consideración los procesos con riesgos significativos deben ser evaluados anualmente.

4. Determinar los recursos necesarios para evaluar los principales procesos: Identificados los procesos relevantes en relación con los riesgos, es necesario definir los recursos humanos, técnicos y presupuestales que el auditor interno requiere para llevar a cabo la evaluación del control interno.

5. Calendarizar la evaluación de los procesos de acuerdo con la operación del negocio: El Plan debe contemplar el tiempo de duración de cada auditoría y la oportunidad en que ésta se realizará, considerando el ciclo de negocio de la compañía o algunos otros factores tales como: actualización de procesos, automatización, incorporación o desarrollo de nuevos productos o negocios y ampliación de capacidad instalada.

6. Comentar el Plan con la Alta Dirección: Se deberá procurar presentar a la alta dirección los objetivos y alcance de las diversas auditorías que se incluyen en el Plan, para obtener retroalimentación sobre aspectos relevantes o estratégicos que pudieran ser incluidos en el desarrollo de las auditorías y, en su caso, sugerencias sobre auditorías que para la alta dirección pudieran ser relevantes o de alto impacto. Dichas proposiciones deben ponerse a consideración del Comité de Auditoría o el órgano de reporte, quien es el único facultado para modificar el Plan.

7. Obtener la aprobación del Comité de Auditoría o el órgano al que reporte el auditor: El auditor interno debe presentar al Comité el Plan de Auditoría, explicando la sustentabilidad de este, su enfoque basado en los riesgos estratégicos del negocio, la factibilidad de este y el valor que agrega a la organización. Será indispensable que se explique una adecuada alineación del presupuesto asignado al área de auditoría y la capacidad con que se cuenta para la ejecución de las auditorías.

Por Alfonso Ruelas

Blog de WordPress.com.

Subir ↑